barra cookies

miércoles, 29 de julio de 2015

¿Qué nos compensa de ser papás?

Noches sin dormir, cambio de pestosos pañales, carreras a urgencias, esterilizar biberones a las 3 de la mañana, llantinas en la oreja… Ser padre es difícil y tiene bastantes inconvenientes. Si no lo has vivido por ti mismo, olvídate de la bucólica imagen de los telefilmes siesteros de los domingos. Pero entonces… ¿Por qué nos empeñamos en ser padres? ¿En que nos condensa?

jueves, 16 de julio de 2015

¡De excursión! ¡A urgencias!

Ya hacía tiempo que no me ocurría, pero anoche tuve que llevar a mi nena mayor a urgencias, porque llevaba tiempo con fiebre… ¡y al llegar no tenía fiebre!

Empiezo a pensar que mi coche es medicinal como el agua de Carabaña. Pasas toda la tarde pendiente de alguna afección, termómetro en mano. De pronto pasas la línea roja y desde el 061 te recomiendan que te pases por urgencias. Llegas allí y la niña no solo esta normal, sino que además esta súper contenta porque  ha salido a pasear por la noche. Y yo con cara de haba, explicando que lleva toda la tarde alicaída, con fiebre…

miércoles, 8 de julio de 2015

¡A comer!



A pesar de lo que mucha gente cree, soy un impaciente, un “ansias”. Por eso, como buen padre, estoy deseando que mi niña echara su primera caquita, hiciera sus primeros ruiditos, y comiera sus primeros Aspitos pures.